Niklas Logo Kids of the neighbourhood small map of the town BETA
deenczruespl
Pagina principal   Caricaturas   Historias   Cuentos de Extraterrestres   Zona de Entusiastas   Ingresar  
Clicks today: 460
xmashead.gif
Una historia de Navidad
Por Onslow
"¡No! ¡No es cierto! ¡Estás mintiendo!" gritó Martin. Dio un paso al frente y dio un empujón en el pecho a Keith con toda su fuerza.
Keith retrocedio, mas por la sorpresa que por la fuerza del empujón de Martín, y miro sobresaltado como su amigo le volvia la espalda y se alejaba, refugiándose en un rincón .sobresaltado como su amigo le volvia la espalda y se alejaba, refugiandose en un rincon.
Keith estaba sorprendido por la reaccion de su amigo a un simple comentario, algo tan obvio.
Martin estaba de pie, mirando a la pared, temblando de rabia y boqueando con el esfuerzo de contener sus emociones. Su espalda subia y bajaba mientras tomaba mucho aire, esperando que pudiera contener las lagrimas.
"Pero, Martin, yo solo dije..."
"¡Eres un mentiroso, Keith Dillinger, y no te estoy oyendo!" volvio a gritar, dejando a
Keith abriendo y cerrando la boca, tratando de encontrar las palabras apropiadas para atraer de nuevo a su amigo.
"Pero todos saben que..."
"Todos saben como es una mentira y eres un mentiroso y si hay un Santa Claus!" volvio a
gritar Martin, cruzando sus brazos. Aun detras de el, Keith podia ver sus dientes apretados y su pequeña barbilla desafiante.
Keith estaba totalmente perdido. Nunca se le habia ocurrido que Martin podria aun creer en
Santa Claus. Para el era tan obvio que era solo otra de esas tontas historias que los
grandes cuentan a los niños, creyendolos tan estupidos o credulos como para no darse cuenta de inmediato de la verdad. Y asi se lo habia dicho a Martin, esperando hacerlo reir de la simpleza de los adultos. Pero tan pronto como lo dijo - "...como los adultos, tratando de engañarte, para que te portes bien, con esa tonta historia de Santa Claus" - la pequeña cara de Martin se ensombrecio, sus ojos relampagueron y todo su cuerpo tomo una postura amenazante que sorprendio y, francamente, impresiono ligeramente a Keith. Nunca habia pensado que Martin pudiera sentir tanto enojo.
Pero ahora tenia un problema. Como contentar a Martin.
xmas1.gif
Cautelosamente, como si se aproximara a un animal salvaje e irritable, Keith se acercó lenta y suavemente a su amigo y cuidadosamente puso una mano sobre su hombro. De una sacudida, Martín se alejó hacia adelante, rompiendo el contacto. Keith persistió y colocó su mano otra vez. Martín volvió a tratar de escapar, pero no pudo alejarse lo suficientemente. Keith se detuvo, esperando a que su calor hiciera contacto a travez del delgado material de la camiseta de Martín y volvió a hablar, tan suavemente como pudo.
"Martín, por favor, no quería molestarte."
Martín sorbio un poco, pero no dijo nada.
"No quería lastimarte, solo quería hacerte reir."
Martín volvió a retirarse, caminando a lo largo de la pared. De lado, para mantener su cara apartada de su amigo. Cuando habló, su voz sonó un poco ahogada.
"No fue gracioso."
Keith mordió su labio y silenciosamente maldijo su bocota.
"No quería que sonara así. Yo quería que rieras de los mayores, de la manera en que siempre tratan de embromarnos para que hagamos lo que ellos quieren y esperando que siempre les creamos. Tan pronto como lo dijo, era una manera incorrecta de decirlo, pero, extrañamente, no fue asi. Martin se volteó un poco para mirar a su amigo sobre su hombro. Sus ojos estaban
ligeramente enrojecidos, pero sin lágrimas. "Mi mamá no trata de embromarme. Ella siempre me dice la verdad."